lunes, 4 de agosto de 2008

El Calvario, Hoy

Los indios Quilmes se establecieron en los Valles Calchaquíes aproximadamente a fines del siglo XV. Opusieron una fuerte resistencia a los colonizadores españoles durante los siglos XVI y XVII. Las mujeres prefirieron arrojarse al vacío con sus criaturas en brazos antes de verse sometidas. Pero la derrota final obligada por la hambruna motiva el traslado a las costas del río de La Plata. Los quilmes sobrevivientes fueron obligados a caminar más de 1200 Km. con el fin de ser sometidos. En efecto, el gobernante de Tucumán Mercado y Villacorta hace un trato económico con el presidente de la Real Audiencia de Buenos Aires José Martínez Salazar de repartir al pueblo Quilmes que comprendían de unas 2000 personas a encomenderos de Buenos Aires y remata a los indios a cambio de ayuda económica y soldados. A fines de noviembre del 1665 parten los 2000 indígenas hacia las costas bonaerenses. Un primer trato fue entregar a todos los Quilmes al encomendero Luis Toledo y Velasco, que escoltó bajo sus gastos a ellos hasta Río Tercero, en Córdoba. El encomendero de Córdoba se quedó con unas 200 personas y el resto continuó hacia la provincia de Buenos Aires. El acuerdo con José Martínez Salazar le ordenó que condujera a los indios directamente a Buenos Aires, destinados al servicio de la ciudad, como tributarios de la Corona Real. Ese calvario fue el inicio de nuestra comunidad.
El ultramaratonista Wilfrido Franco, del 27 de julio al 14 de agosto de este 2008, intenta unir cultura, fe religiosa e historia porque correrá los 1.500 kilómetros que separan Tucumán con su Quilmes natal como homenaje a la epopeya de los indios. Ya partió del Jardín de la República y piensa arribar a pura zancada a la plaza San Martín, frente a la Catedral. “Llegaré el 14 de agosto, día en que se festeja el 342º aniversario quilmeño”, dijo Franco, quien explicó que pasará por Santiago del Estero, Córdoba, Santa Fe, el norte de la Provincia y la Capital Federal.
El deportista quiere formar “una caravana de corredores y ciclistas que lo acompañen durante tramos del camino y sumar la mayor cantidad de gente en su llegada”.
Hechos como éste, escriben la historia.

No hay comentarios: