lunes, 18 de agosto de 2008

Parque Padre Obispo Jorge Novak

El próximo jueves 21 de agosto a las 11 el Honorable Concejo Deliberante realizará una sesión extraordinaria en la Casa de la Cultura donde le impondrá el nombre de Padre Obispo Jorge Novak al actual Parque de la Ciudad. Con este acto se concretará el homenaje al primer obispo de la diócesis de Quilmes.
Jorge Novak había nacido el 4 de marzo de 1928 en un pequeño pueblo del partido de Adolfo Alsina, en la provincia de Buenos Aires. Ingresó a la Congregación del Verbo Divino donde hizo su profesión religiosa el primero de marzo de 1947. Fue ordenado sacerdote el 10 de enero de 1954.
El 7 de agosto de 1976 el Papa Pablo VI lo designó primer obispo de Quilmes, diócesis creada el 26 de junio de ese año. Fue consagrado obispo en la Iglesia Catedral de la Inmaculada Concepcion, un mes más tarde. El 19 de setiembre tomó posesión de su cargo. La celebración fue presidida por el Nuncio Apostólico, Pío Laghi.
Durante el ministerio de Novak se desarrolló la nueva diócesis de Quilmes, con un intenso dinamismo pastoral. Fue un gran luchador y defensor de los derechos humanos, y precisamente en el año 1976 monseñor Novak acompañó a las madres de Plaza de Mayo, de Quilmes, que pugnaban por conocer el paradero de sus hijos desaparecidos.
Entre los acontecimientos más trascendenets de su labor episcopal debe subrayarse su participación en el Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos, del que fue cofundador en 1976.
El 27 de setiembre de 1993 fue declarado ciudadano ilustre. En la ordenanza respectiva se fundamenta su lucha en tiempos difíciles. El 22 de marzo de 1994 fue nombrado profesor honorario de la Universidad Nacional de Quilmes.
El Padre Novak murió el 9 de Julio de 2001. Al día siguiente se realizó una conmovedora misa exequial, de cuerpo presente, a cargo de doce obispos para despedir a quien había dejado una huella imborrable en su labor pastoral. En la catedrál de Quilmes se desarrolló la celebración ecuménica seguida de una misa celebrada por el Nuncio Apostólico, con una catedral colmada por personas de toda clase social, con un conmovedor silencio.

No hay comentarios: