viernes, 19 de septiembre de 2008

Para Que No Se Repita


A horas de una nueva llegada de la primavera es oportuno recordar que, hace un año, el tradicional festejo estudiantil en Quilmes se bañaba de sangre.
El 21 de septiembre de 2007, tres heridos con arma blanca, uno de ellos con sus intestinos al aire, fue el saldo de una gresca entre estudiantes que celebraban su día en pleno centro de Quilmes. El agresor quedó detenido en la Comisaría Primera.
Repitiendo una tradición ya completamente instalada en los jóvenes, Quilmes volvió a ser entonces el destino elegido por muchos para celebrar la llegada de la Primavera. Y de la misma manera que en años anteriores, se repitió la elección de los destinos ya clásicos.
El Parque de la Ciudad, en Smith y Vicente López, y el Parque de la Cervecería, de la calle Triunvirato, ambos en Quilmes Oeste, fueron los destinos más elegidos. Poco detrás se ubicaron el Polideportivo Municipal, también en el oeste, y la Ribera.
Las plazas de Quilmes Este, y la Plaza del maestro, en Bernal, fueron también destinos preferidos, así como la peatonal Rivadavia, e incluso la costa bernalense en el extremo de la avenida Espora.
Pero el descontrol que año a año va sumando tenor, repentinamente tomó un cariz aterrador. Momentos de enorme dramatismo se vivieron alrededor de las 17.30 cuando dos bandas de adolescentes, se cruzaron en lo que primero fue una pelea generalizada a golpes de puño. En medio de la confusión algunos testigos aseguraron que el entredicho había comenzado en el patio de comidas ubicado en Humberto Primo y Garibaldi. Lo cierto es que la confusión se apoderó de los transeúntes y clientes de la estación de servicio cuando corrían los minutos y no llegaban las ambulancias para socorrer a los heridos. Según testigos la espera sobrepasó los 20 minutos y la pérdida de sangre de los tres apuñalados, era incesante.
Por otra parte, la Peatonal Rivadavia era, principalmente por la tarde, tierra de nadie. Los comerciantes impávidos veian ausentarse la clientela ante el real peligro de circular por la principal arteria entre grupos de adolescentes ebrios y alterados.
Este año los jóvenes disfrutarán su día. Será domingo, aún es tiempo de prevenir.

No hay comentarios: