miércoles, 8 de octubre de 2008

Romería en la Ribera


El domingo se llevó a cabo una romería en las instalaciones del Centro Gallego de Quilmes. Más de 850 personas llenaron el arbolado predio, testigo de épocas inmemoriales de la colectividad gallega en Argentina, cuando estas fiestas populares eran el lugar de encuentro de todos los emigrantes.
Esta romería, que tuvo como objetivo primordial la recuperación de un espacio para todos los gallegos de la zona sur, que por más de 50 años se había mantenido inactivo en este tipo de actividades, tuvo como organizadores al Centro Gallego de Avellaneda, Residentes del Grove, Sociedad Española de San Francisco Solano, Astur-, Galega de Lanús Centro de Jubilados Gallegos de la República Argentina, Centro Comarcal de Ordenes de Valentín Alsina, Hijos de Porto do Son, Centro de Jubilados Gallegos de Temperley y la Filial Sur del PSOE, Partido Socialista Obrero Español.
Desde temprano comenzó a llegar la gente, parar armar sus mesas y encontrar un lugar bajo los imponentes eucaliptos que pueblan el predio. Otros prefirieron llevar sus lonas o sillas de playa, y así se armaron verdaderos picnis. Había “chiringuitos” donde se podían degustar platos tradicionales, como las diversas variantes de empanada gallega, paella y los infaltables “bocadillos” de jamón, sumado a una amplia variedad de postres y café. Como no podía ser de otra manera, también hubo asado y choriceada.
La música gallega se extendió durante todo el día por la ribera quilmeña. Tomás González, locutor de un programa gallego de radio de la zona, animó la fiesta y presentó a cada uno de los grupos de música y bailes tradicionales, que se hicieron presentes, como el Centro Gallego de Avellaneda, Hijos de Porto do Son y el Centro Comarcal de Órdenes, todas asociaciones de la zona sur. También adhirieron a este evento la cantante Marita Tuero y los músicos de la Fundación de Cultura Gallega Xeito Novo.
Los paisanos ovacionaron cada actuación y muchos de ellos no se perdieron la oportunidad de dar sus propios pases de jota y muiñeira aunque, como siempre, el eterno pasodoble fue el que logró llenar la pista en su totalidad. Al promediar la tarde visitó la romería el intendente de Quilmes, Francisco Gutiérrez, quien saludó a los paisanos allí presentes, admitiendo que algo de español también tenía que tener “por el apellido”.
Sólo con la caída del sol, después de una mañana y una tarde primaveral, la gente fue despidiéndose, pero en sus rostros -muchos de ellos ajados por el paso del tiempo- se notaba la felicidad de haber compartido con su gente un domingo de romería, como cuando llegaron de su Galicia natal. Y quedó ampliamente demostrado el lema de la pancarta que colgaba a la entrada del predio: “el sur también existe y es gallego”. De eso no quedó ninguna duda.
Fuente:Diario Crítico, España.

No hay comentarios: