lunes, 29 de diciembre de 2008

Medico Quilmeño en Emergencia Nacional

Familiares, pacientes y amigos se movilizaron para pedir por un donante.

La vida del médico quilmeñoJorge Rodríguez Kissner, pende de un hilo. Tiene 47 años, tres hijos y necesita en forma urgente un transplante de corazón. Su esposa encabezó una cadena de oración para pedir un donante. Es médico ginecólogo y obstetra, y trabaja en el Hospital Evita Pueblo, de Berazategui. Está internado en la Fundación Favaloro de Buenos Aires.

Su padecimiento comenzó después del 12 de diciembre donde en su jornada laboral en la que atendió partos y realizó sus actividades como cualquier otro día, al día siguiente se despertó con dificultades respiratorias y un fuerte dolor en el pecho. Creyó que estaba teniendo un infarto y pidió a su esposa que lo llevara al Hospital donde trabaja. Kissner, es un hombre sano, fuerte, ajeno a los riesgos del tabaco, el colesterol alto, el exceso de alcohol. Un tipo súper saludable , según su familia.Pero su dolor no era un infarto. Entre los estudios que le realizaron, en un cateterismo descubrieron que tenía una miocarditis. Sin dudar un instante fue trasladado a la Fundación Favaloro Allí le realizaron una biopsia que confirmó que se trataba de una miocarditis de origen viral fulminante. La única alternativa era un trasplante de corazón. Ahora el médico, se encuentra con asistencia respiratoria mecánica y se le brinda circulación extracorpórea.

El fin de semana pacientes y amigos se movilizaron en una caravana desde el edificio de la Fundación Favaloro, en el barrio porteño de Congreso, hasta la sede del Incucai, para pedir un corazón para Jorge . La mayoría de la gente que se acercó a la caravana son médicos o enfermeras, y les cuesta creer que haya que hacer estas cosas para llamar la atención de la gente ante las tragedias de los demás. Pero creemos que concientizar es importante, y más en estas fechas, en que todos estamos distraídos con otras cosas , comentó Juan Carr, de Red Solidaria, Sin el trasplante no tiene ninguna posibilidad de sobrevivir. Necesitamos ayuda , rogó su esposa Gabriela.

No hay comentarios: