martes, 11 de agosto de 2009

Luz y Sombra Estrena ¿Quién, Yo?


El próximo 22 de agosto el Elenco Municipal Luz y Sombra estrenará la obra ¿Quién, Yo? del inefable escritor argentino Dalmiro Sáenz, adaptada por el elenco quilmeño.

Esta obra inscripta en el género absurdo, fue estrenada por el grupo hace ya 20 años. Un trabajo que trajo premios y es referencial de una etapa clave de su trayectoria. Plantea la circunstancia de un juicio. Un pleito común por una cuestión menor a un hombre común. Pero surge una situación extraña e intrigante, no reconocible a simple vista, que en un juego de palabras invierte la percepción natural de las cosas. Cambia el razonamiento normal que a simple vista se estaba determinando. En un juego de humor ácido e irreverente Dalmiro juega con las palabras, y Luz y Sombra con las imágenes, donde el entrecruzamiento delirante estalla con un final inesperado y reflexivo.

Sinónimo de Teatro en Quilmes

El grupo de teatro "Luz y Sombra" nació el 15 de abril de 1949 fundado por Ernesto Comesaña, Norberto Martin, Armando Salvo, Antonio DI Noto y Pepe Jove. Funcionó en la calle Bernardo de Irigoyen 741, del barrio de Quilmes Oeste hasta 1960. Ese año se trasladó y edificó su sala en Moreno 635. En 1965, en la crisis de los teatros independientes, y a punto de disolverse, recibe el ofrecimiento municipal para trabajar como elenco oficial en la Casa de la Cultura, mediante el decreto 6483 / 66. Allí se construye la tercera y última sala.
Han transcurrido sin interrupciones 60 años desde su fundación, 42 como elenco municipal. Más de 120 obras, 500 integrantes entre actores, técnicos y colaboradores. El grupo recibió en su historia más de 40 premios. El 23 de octubre de 1992 el Honorable Concejo Deliberante de Quilmes lo declaró de interés comunal.
Pasaron los años, pasaron las personas y los personajes. Siempre defendiendo una línea de trabajo, una pasión, una ética. Desde 1949, casi quinientas personas entre actores, técnicos, colaboradores ... y allí siempre el público y los actores. Más de sesenta años, quinientas personas, tres salas, pero una sola mística, una sola idiosincrasia, y una sola vocación: el Teatro.
La semana que viene, la historia continúa.

No hay comentarios: