sábado, 6 de marzo de 2010

Ely Fontana, Siempre



Hace un año atrás, el martes 3 de marzo del 2009, nos dejó Ely Fontana.
Su ausencia fue notoria en todos los actos y encuentros culturales y sociales que se hicieron en Quilmes y Berazategui (localidad vecina de la que fue franca admiradora) en el resto del año anterior.
Ely se nos había hecho imprescindible como militante y divulgadora de la cultura y fiel acompañante de muchas instituciones que la tuvieron como integrante.
Era amiga de todos (o casi todos) y los que gozamos de su amistad lo sentimos como un honor.
Aún cruzo Rivadavia y me parece que en cualquier momento la veré avanzando con ese paso largo y decidido, con su calra sonrisa y su indumentaria naif, tan de ella.
Extraño las largas charlas telefónicas y los desayunos en el café Martínez donde hablábamos de todo y de nada. No coincidíamos en muchas cosas, pero repetía que le gustaba mucho polemizar conmigo porque no era fanático y respetaba su pensamiento. Ratifico a Iris Gardelliano, nunca le oí una crítica negativa por nadie. Y si bien sé que algunas personas se mofaban de ella por su actitud y su prestancia era por esa actitud de prejuzgar al otro antes de conocerlos, defecto bastante grande en elitistas e intelectuales herméticos.
Ella ya es parte intrínseca de nuestra historia, y yo que me propuse recuperar a los que “por aquí pasaron dejando una huella vivificadora”, “a los que sirvieron la mesa de los próceres”, rescato su persona para el recuerdo.

Nota del blog "El Quilmero"

No hay comentarios: