sábado, 6 de septiembre de 2008

El tranvía volvió a circular por las calles de Quilmes



El sueño de volver a ver pasar el tranvía por Quilmes se hizo realidad esta tarde cuando a las 16 y 40 salió el primer viaje en el que estuvo el intendente Francisco Gutierrez y vecinos que se asociaron a esta idea de la Asociación Amigos del Tranvía y de la Municipalidad.
Previamente, el secretario de Obras Públicas, arquitecto Brian Renison y el jefe comunal explicaron a los asistentes esta idea que surgió tiempo atrás y que generó una gran movida, en la que fue fundamental el asesoramiento y el aporte de la Asociación Amigos del Tranvía, entidad presidida por Aquilino González Podestá, un entusiasta difusor de este transporte ecológico, que dejó circular en Quilmes en febrero de 1962.
Los paseos seguirán esta tarde y se repetirán mañana. A las 18, en la Casa de la Cultura, se hará la presentación del Catálogoa Edificios Patrimonio Urbano y las 18.30 disertará el titular de la Asociación Amigos del Tranvía.
Mañana, si el tiempo acompaña, se harán actividades previstas para hoy como el concurso de manchas. Pero sí habrá paseos entre las11 ylas 13 y entre las 14.30 y las 19, y a las 19, hablará sobre el tranvía en la Casa de la Cultura el profesor Juan Carlos Lombán.
Contra el viento y la lluvia, el tranvía dijo presente con la alegría de la nostalgia y la melancolía. Se dice que en un futuro no lejano se intentará instalar el paseo los fines de semana para recrear un transporte noble y tradicional, al que el autor Alejandro Cifra le dedicó un poema del último soñador quien decía que ... Más el último tranvía/ como solía soñar/ no termina de pasar/ sueña y pasa todavía/ Pues era un gran soñador/ que en sus andanzas soñaba/ que era un avión que volaba/sin alas y sin motor/ Y lo tomaron por loco/ pues de quien sueña la gente/ cree, a veces, que está demente/ o que le lfalta muy poco.
Pero hubo quien le creyó/ un amigo que tenía/ que era el guarda del tranvía/otro gran fantaseador...
Otro gran fantaseador/ y un perfecto personaje/que en los boletos de viaje/ escribía versos de amor/ Y convencido decía/ que el tranvía no se engañaba/ pues por el cielo volaba/ que ... reflejaban las vías.
Pues este gran soñador/ en sus andanzas soñaba/ que era un avión que volaba/ sin alas y sin motor.
El tranvía realiza los paseos desde Mitre y Brandsen hasta Yrigoyen y Olavarría, con el motorman, la gente, los boletos -por supuesto también está el capicua- y esa cuota de lindo pasado, ligado a la adolescencia o a la niñez de muchos quilmeños, que encontraban en el 22 un vehículo de acercamiento. Hoy se hizo realidad ese sueño, para que los chicos sepan qué es eso del tranvía.
Fuente: Diario El Sol.

No hay comentarios: