jueves, 13 de noviembre de 2008

Escuela Normal de Quilmes, la Historia


La Escuela Normal de Maestras, primer colegio oficial de estudios medios de Quilmes, se creó por ley nacional del 26 de setiembre de 1912, en la gestión ministerial de Rómulo Naon, durante la presidencia de Roque Sáenz Peña. Sin embargo, la misma fue concreción de un proyecto de la comunidad quilmeña liderado por el Inspector Técnico de Escuelas y antiguo maestro de la localidad, Sr. Atanasio Lanz, quien en ocasión de su ascenso pronunciara las siguientes palabras: “La enseñanza de Quilmes necesita para su progreso y perfeccionamiento una Escuela Normal, donde vayan los niños con todas las comodidades y en forma poco onerosa obtengan el título que los acredita como educadores y para que una vez recibidos apliquen su saber principalmente en las escuelas del distrito.” (Febrero de 1911)En un principio se corrió el riesgo de que la creación establecida por ley se trasladara al barrio de Belgrano (en la Capital Federal), a falta de instalaciones apropiadas. Pero la inmediata reacción de la población local resultó en la cesión transitoria de aulas de la escuela Nº 1 para posibilitar su funcionamiento. Así, el 23 de octubre de 1912 se inaugura oficialmente la “Escuela Normal de Maestras”, que inicia sus clases con un Curso Normal integrado por 42 alumnas y un departamento de Aplicación que incluía los 7 grados con un total de 151 alumnos. En 1914 pasó a denominarse “Escuela Normal Mixta”; dos años después se graduó la primera promoción, compuesta por 21 señoritas y un varón proveniente de otro establecimiento. De aquellos primeros años se conocen diversas acciones tendientes a elevar el nivel académico e institucional: se envió un representante al Congreso Pedagógico Nacional celebrado en Córdoba, se participó en el Congreso Americano de Bibliografía e Historia, en el de Ciencias Naturales (1916), y en el Congreso Nacional de Química (1918); se creó la Asociación de Padres; también la Biblioteca, impulsada por el centro de Alumnos Normales (1919) y al amparo de la Comisión Protectora de Bibliotecas Populares; se adquirió el piano para las clases de Música y se instaló el teléfono (1916). Durante la gestión del director prof. Juan Manuel Cotta se crearon el Museo de Historia Natural Ameghino, el Gabinete de Química y 20 bibliotecas de aula. Por iniciativa de una ex-alumna y entonces profesora de Ciencias Naturales, se crea el Jardín Sistemático, con alrededor de 1.000 especies clasificadas, donadas por el Jardín Botánico.

Poco después de fundada, la Escuela Normal se trasladó a un edificio alquilado, en el mismo predio que ocupa hoy día, en la manzana determinada por las calles Mitre, Sarmiento, Colón y Conesa. Hacia 1922, los propietarios del inmueble presentan un proyecto de ampliación que contempla la construcción de aulas y galería. A partir de 1924, se comparten las instalaciones con el Colegio Secundario de Quilmes, recientemente creado. En los años siguientes se realizarían nuevas ampliaciones y mejoras edilicias, acompañando el progreso local (como la red de cloacas y de agua corriente en la zona). Entre 1948 y 1949 el Curso de Aplicación se traslada a la sede de Moreno 769, que aún ocupa. En 1949 inicia sus actividades el Jardín de Infantes con una sección, que se ampliará a dos en 1954. En 1957 se le asigna el nombre “Almirante Guillermo Brown”. Dos años más tarde resurge el Club Colegial, con el fin de promover actividades culturales y deportivas. Al cumplirse las Bodas de Oro se reemplazan los deteriorados pisos de madera por mosaicos y se repara el frente de la vieja casona. En 1980 se coloca la piedra basal del actual edificio, aún inconcluso. Las obras se inician sobre la demolición de la vieja casona y se extienden a lo largo de toda la cuadra de la calle Mitre, sepultando la magnolia ya gigantesca, las palmeras, el pimentero, el eucaliptus blanco y las demás especies que ornamentaban la histórica escuela. Una fracción de la manzana con acceso por la calle Conesa se destina al Jardín de Infantes y el sector que da sobre la calle Sarmiento pertenece al Colegio Nacional, cuyo edificio se construyó en el marco del PRODYMES. En esta sede actualmente se dictan clases de la Escuela Media 20 (Polimodal), de la Escuela Secundaria Básica Nº 27, en los turnos mañana y tarde, y del Instituto Superior de Formación Docente Nº 104 en el turno vespertino. En la sede de la calle Moreno se dictan clases de la EGB 84 (ex Departamento de Aplicación) y un curso del Instituto en turno tarde (Profesorado de EGB). Todos estos servicios más el Jardín de Infantes Nº 949 constituyen una Unidad Académica.

Fuente: www.archivo104.blogspot.com

6 comentarios:

Argentina puede cambiar dijo...

Que hermosa que fue mi infancia en el Normal de Quilmes. El nivel educativo era excelente. Por suerte, pude disfrutar hasta sexto año, de un colegio que aún pertenecía a la Nación. En el 94, cuando se lo pasa a Provincia... que decadencia. Terminé la primaria en el 95, y aún se mantenía bien (la calidad de los cursos). Pero bueno... el paso de los años, con un plan educativo desastrozo y el poco aporte del Estado para refaccionar sus instalaciones (sumado al robo que hubo en la cooperadora), permitió que un colegio que era modelo en todo el partido y la región, esté como ahora. Es tristísimo...

Un saludo amigo. Ojalá algún día responda a los mensajes que le dejo! Sería interesante...

Leonel
argentinapuedecambiar.blogspot.com

Quilmes dijo...

mmmmm me parece que en la historia falta mencionar a crescencia oliveros lopez de molina que fue una de sus directoras si no recuerdo mal la primera.

Raquel Gail dijo...

Si no estoy confundida, la Sra. Crescencia Oliveros López de Molina fue Regente del nivel primario o Departamento de Aplicación. Autora de un libro de lectura, su nombre le fue impuesto a la Biblioteca de la Escuela Nº 12 del distrito alrededor de 1990.
El primer director de la escuela Normal fue José Sosa del Valle y el segundo Juan Manuel Cotta.

Cordiales saludos
Raquel Gail
archivo104.blogspot.com

Anónimo dijo...

hola yo fui estudiante del normal de quilmes y hoy veo como son las cosas. egrese con un nivel de educacion muy bueno y tengo 2 hijos que van a colegio privado porque lamentablemente los colegios del estado son lamentables no solo como educacion sino como institucion que paso, no se pero me doy cuenta que trabajo para pagar la educacion porque lo que pago de cuota me duele mucho, a veces le cuento a mi hija que ir a colegio privado era para privilegiados y hoy creo que todos los que podemos trabajamos para pagar por una buena educacion, y si ni siquiera los maestros muestran la misma pasion en educar, se perdio el respeto que habia entre todos ,no puedo creer que lo unico que puede sacar a los chicos de la calle es la escuela y no ocurra esto porque la burocracia llego hasta la educacion, hacen paro cuantas veces se les da la gana sin pensar en lo que esto genera, tambien la educacion de casa, el no destruir lo que tenemos delante nuestro ,los padres somos tambien responsables, creo que ya no prestamos atencion a lo que hacen nuestros hijos, que cada vez crecen mas rapido, definitivamente una parte de la infancia se perdio y es algo que nunca se va a recuperar porque hasta el mas pobre de los pobres tiene un telefono celular sin importar la edad y ni hablñar de cuantas chicas menores de 15 años que ya son madres no de uno sino de varios hijos que quedan a merced de los abuelos. pero eso es otro tema. ver hoy las fotos de mi escuela destruida me da mucha pena pero como siempre digo es lo que hay y en este pais nos conformamos con lo que hay y nadie pero nadie aspira a mas. una lastima

Anónimo dijo...

creo que no es cierto que los colegios del estado sean desastrozos ya que los profesionales que se desempeñan en medios mas precarios desarrollan otras aptitudes de la voluntand de la capacidad en fin otras visiones como medico que se foguea en hospitales publicos...las instituciones privadas viven al acecho del lucro por encima de valores e ahi la pobreza

Anónimo dijo...

Qué lindo sería si se citara la fuente de donde se toma la nota histórica: www.archivo104.blogspot.com