miércoles, 24 de junio de 2009

La Torre de Pisa

¡Cuidado, 1000 kilos sobre el techo de los baños!

Entre las reformas que se hicieron recientemente en la Plaza de la Estación, hay una torre de caños que sostiene un gran tanque de mil litros de agua, cuyo fin es dar agua a los baños públicos que allí se sitúan.
El centro de las plazas quilmeñas supo ser un lugar reservado a monumentos, que incluso constituían obras de arte. Paradójicamente, en el Paseo Paz y Arte, preside este mamotreto.
Más allá de la pobreza estética, que roza el papelón, la estructura se está torciendo y constituye un peligro latente.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Increible, no puede ser que habiendo tanta gente que trabaje para el municipio de quilmes nadie se fije en la imagen de nuestra ciudad, mas teniendo en cuenta que es en la plaza ligada a la estacion, es de no creer.
Oscar R Baez

Adriana Karina Torres dijo...

Coincido con usted en la pobreza estética de nuestra plaza que deberíá ser un espacio público para todos y no un lugar para que unos pocos hagan lo que quieran (literalmente).
En Quilmes se ha popularizado el término "ranchada" para denominar ese paseo que de paseo tiene poco.
Pero mi comentario apuntaba a señalar algo que debería preocuparnos más que la estética. Esos puestos nos costaron a los quilmeños 128 mil pesos, dinero que surgió de nuestros impuestos y que fue a parar a las manos de una proveedora de dudosos antecedentes comerciales.
Creo que esto también hay que destacarlo y exigir explicaciones públicas.
Gracias
Adriana Karina Torres

Anónimo dijo...

El problema es que los gobernantes no gobiernan sino se ocupan de proyectar su carrera política.
No hemos tenido gobernantes que interpreten que serlo es una función de servicio, que están al servicio de la ciudadanía y no al revés.
25 años de democracia no han servido para generar dirigentes con vocación de servicio!!